19 cumbias del 2019 (Parte I)

The most trusted voice in cumbia. Pasan los años y BVRRX sigue siendo la única revista de dialéctica y crítica cumbiera del universo con la responsabilidad civil y redundante de elegir las mejores cumbitas del año. En esta primera parte vamos del puesto 19 al 11 y te vas a encontrar con nostalgias varias, esperanzas de amor, sueños sedientos y confesiones diferidas.

19. El Gitano – Omega el CTM ft. Antonio Ríos & Don Kingtana

No muy seguido sucede que realidades de los universos paralelos se filtran hacia el nuestro, pero se ve que en el último eclipse solar alguna tuerca quedó sin ajustar y ahí tenemos la primera y gloriosa incursión de Antonio Ríos en la cultura hip hop. Justísimo para la época que intentaremos dejar atrás con empeño y alegría y una de esas cosas, como la piedra movediza de Tandil -como el dirigible de la Serenísima, como la carita del que te jedi mientras le hace bullying el Congreso de la Nación- que no se ve todos los años. Seamos felices.

La conmovedora interpretación de Antonio llega para limpiar una acumulación de rimas de trabajo práctico. Sigue siendo El Maestro.

Operativo clamor:

18. El mamado del auto – Los Dragones ft. Mak Donal

Mak Donal y Los Dragones lanzaron tremendo corte que dejó de cara a más de uno que ahora se sube al Makdonalismo cuando en 2015 sacaba entrada para Coldplay y decía que Moreno era un bruto y la carne un crímen. «Quedó tremendo, escuchen lo que es cumbia porteñitos», clama el soberano en You Tube. Porque sí: desde Gustavo Cerati -homenajeado en este tema- ls Ciudad Autónoma de Buenos Aires no produce una (1) figura cultural propia. Y no me vengan con Duki o Ysy A, que a esos solo los tomamos en serio nosotros, no Mariano del Mazo. Y si tuviera a mi hija esta noche, le pondría Desarrollo Social.

Mak Donal hizo un quiebre: dejó la construcción demagógica de la nostalgia y abrazó todo lo que es vanguardia, a través de remezclas y beats cumbieros, transformando el exotrap y el antroporegueton en una cuestión folclórica. De su propio éxito se desprende esta colaboración: nuestro héroe de la música con speed, decidió sumarse a la causa patagónica de Los Dragones. Una versión fiestera y emotiva.

No será lo que escuchan esos adolescentes prístinos que llenan los boliches de YouTube, pero es sin dudas la base de su credo.

17. Ya no siento nada – Maxi Tolosa ft. Ke Personajes

Argentina: llueve sobre baldosa rota y ahí mismo brota una banda de cumbia. Las inferiores de la movida gozan de perfecta salud y el hit de Maxi Tolosa y Ke Personajes, que tiene 12 millones de reproducciones entre noches de tesis, cumpleaños torcidos y feriados patrios, así lo demuestra. Romance, desamor y un güiro. ¿Cual era tu nombre en tierra, Martín Tetaz?

Maxi Tolosa logra estar a la altura de Emma Noir, quizás -en la actualidad- el mejor frontman de la escena tropical. No se puede cantar tan bien un tema que no le importa a nadie. Nihilismo e histrionismo de televisión, arte en estado de verano total.

16. Lo intentamos – Chili Fernandez

El Damon Albarn argentino, que ojalá lea esto y sepa que esa voz le da para animarse a cualquier género y que si se anima a cantar en inglés no lo para ni la OTAN, soltó ese cover como una lágrima que ya rodó, casi, por un millón de mejillas. Emileiva ok le pidió que la siga por insta. Burris te sigue bb, si te sirve…

Algunos arreglos parecen sutilezas secretas pero en realidad son el corazón de esta cumbita. No le creemos la esperanza, nos quedamos con la fatalidad de lo que no tiene arreglo como símbolo de victoria.

15. Blindado – Uriel Lozano

Lo que -a nivel fotografìa- parecía un institucional de la AFI en Mercedes resultó, para alivio de todos, el último corte de Uriel Lozano. Cruzando el Rubicón de los 30, el hombre le avisa a las malvadas que viene templado como sartén nueva. Y no es para menos teniendo en cuenta que manejarse en avioneta siendo un cantante popular argentino es tener el boleto no picado, pero al menos mordido. Vaya con Dios, cantor.

Uriel Lozano es cumbia santafesina: delirio y hermenéutica, romance y suspenso, un arma folclórica a punto de seducirte. El ídolo de las gringas lo tiene bien en claro y lo hace con elegancia.

14. Me muero de amor – Damas Gratis ft. El Viejo Márquez

En la mesa de navidad el pariente que va tarjeteando de pago mínimo en pago mínimo intentaba reírse de que sólo conocía “Me muero de amor” de El Viejo Marquez. Hijo, cuando usté tenga 45 millones de visitas que no sean de ARBA, hablemos. Hasta entonces, disfrutemos de un hitazo popular de nuestro tiempo, de esos que cantan los viejos y remixan los pibes. “Me muero de amor”, un (¿el ùnico?) éxito no adolescente en la época que tuvo a los cosplayers liberaloides y a los veganos nivel 4 como tope de gama.

El Viejo Márquez lleva una revancha cumbiera en su piel y un porrón. Que sería de “Me muero de amor” sin él.

13. Soy yo – El Dipy

«Soy Yo» nos muestra al Dipy que le gusta a la gente y acierta por genuino y fiestero, como siempre, pero también porque lo primero que dice es, dignamente, «estoy grande». Es desde ahí desde donde hay que construir si no queremos despertar un día y que El Negro Dolina o Resistiendo Con Aguante te aparezca como grupo sugerido en Facebook. Fiesta Dipy, pero bien.

“Luis Miguel le robó a Michael Jackson y no voy a robar yo?”. Con la base de Shape of You de Ed Sheeren, El Dipy comparte su existencia letal y nos sorprende con una redención final.

12. La llave – La Buena Gente

Argentina, un país con buena gente. La última esperanza de la cumbia sediciosa.

Los que entramos a la política en 2001 sabemos que “Un país con buena gente” fue el lema con el que vimos jubilarse a nuestras abuelas como amas de casa y a los pibes de la escuela estrenar gilera en el borde de un lustro que ahí nomás iba a poner el freno de mano. Estuvo salado el invierno, pero pasó. Y la buena gente nunca se fue, estaba afilando nomás. Y si de Poxi Club y el hashtag #ComPol pasamos a esta relectura de José Hernández, será que todo valió la pena, hermanos.

11. Amor – Los Palmeras ft. Marcela Morelo

En el año en que todo el mundo quiso hacer algo con Los Palmeras, Marcela Morelo se juntó con ellos a grabar este nuevo clasicazo de los Auténticos Decadentes. ¿O de otro grupo latino? Vieron que hay un punto en el que todas las canciones del estilo se parecen entre sí hasta confundirse, como pasa con esa imagen de Mauro Viale y Samid repetidos hasta que se hace difìcil distinguirlos o en esos cuentos de Borges en los que un piloto de la Marina que bombardea Plazo de Mayo es, en la esencia y el misterio de lo infinito, lo mismo que un vendedor de algodón de azúcar. Sospechen de esos que no tienen amigos de la secundaria y de esos a los que no les guste este tema. Eso es lo importante.

Brillando por su presencia, con cadena en el cuello sobre las rocas macizas, rojas y secas. Ellas bailan en el susurro desnudo del desierto, donde los personajes de esas pinturas cobran vida. Es un testimonio.

Playlist

BVRRX TEAM

BURRA