Argentina al Mundial y más de uno se quiere matar

Estamos en Rusia y que lo demás no importe nada, dijo San Martín. El triunfo 3-1 sobre Ecuador le dio un alivio al país que no transitaba tantos momentos de angustia desde la muerte de Rodrigo. Con Chile afuera y una lista interminable de dedicatorias, desde Revista Burra cumbiamos la clasificación y repasamos los porqué del sufrimiento albiceleste. También nos acordamos de ustedes traidores. Japish, Japish.

El Karma mundialista

Recordemos como inició el trajín de sucesos que nos llevó a sufrir contra la reserva de Ecuador en la altura de Quito para clasificar al Mundial. Tres años atrás, unos yuppies desagradecidos que pegaron dólares gracias a Néstor y Cristina (ahrre cualquiera porque no te armás un memetón antimacri mejor amigo) cruzaron la frontera, se instalaron en Río y, corte barra de baby fútbol, flasharon con el “Brasil decime que se siente” como si fueran el Rafa Di Zeo caminando por los pasillos del Coloquio de IDEA.

El modo ébola del hincha que mira un partido cada cuatro años desencadenó en una maldición más fuerte que la de la Virgencita de Tilcara y el plantel del 86’.

Más de uno se quiere matar

Martín Lib*rman, Gustavo López, Alejandro Fantino, Alfredo Leuco y El Gordo Farinella fueron los máximos exponentes del odio; una modalidad de comunicación que pactó con JP Morgan para que los de Sampaoli se quedaran en casa el próximo año para jugar un intercountries e intercambiar chupines post partido con cuarentones que escuchan la metro. Por suerte Me$$i ( bue bardeaba igual) metió un  hat trick y, como dijo Pablito Lescano, “más de uno se quiere matar”.

¿Quién te juna?

El Diego guió el camino con el “vos también la tenes adentro Pasman”, pero más atrás y hace tiempo, el Indio Bazán Vera, hoy DT de Tristán Suárez la rompió con la dedicatoria para sus detractores y enemigos:

Más allá de D10S

La desesperación por conseguir el objetivo llevó a los dirigentes argentinos, Chiqui Tapia y el Tano Angelici a la cabeza, a recurrir al arte esotérico y a su máximo exponente en Gorina, el Brujo Manuel.

El hombre de confianza religiosa de Juan Sebastián Verón, kirchnerista, fan del Indio Solari, biógrafo de Wittgenstein, tiene su consultorio en La Plata decorado con imágenes de la Virgen Desatanudos, San Nicolás y Ceferino Namuncurá.

Si bien se desconoce la función que lo llevó al Estadio Olímpico Atahualpa de Quito, fuentes cercanas al cuerpo técnico confirmaron que limpió los botines del 10, ayudó a Milton Casco a preparar el mate y bailó con el Papu.

Quedaron afuera del Mundial, pero tienen a Américo. Digamos todo.

A Rusia

En la faceta estrictamente deportiva Argentina no entró despierto, el local golpeó primero, luego empató Messi y asociado con Enzo Pérez y Di María dio vuelta el trámite. En fin.

Pero sabemos que los focos estuvieron en una persona. El 10, nuestro amor, cómplice y todo, la dejó así de chiquita, nos sacó del infierno para llevarnos a un cielo en el que solo comés sandías y escuchás Leo Mattioli, porque sos feliz y nada te puede pasar, todas las bicis y los barcos, la ternura indefinida y esas ganas de volar. Por esto y por otras cosas más pesadas, más densas, lo queremos homenajear de la mejor manera. Como sabemos hacerlo. Desde nuestro mejor testaferro en la movida, El Polaco.

Con el triunfo de Brasil sobre la Roja, ídem Argentina con Ecuador y Uruguay ante Bolivia, sumado al empate de Perú y Colombia,  y un vórtice en Yemen que nos va a chupar a todos, el equipo nacional terminó tercero y es cabeza de serie en el próximo Mundial de Rusia. Que la chupen, carlos. A TRIUNFAR.

Leonardo Reula

BURRA