0

Complejo de Edipo en Commanche y lo universal en King África

Escuchamos dos hitazos de los noventa y -para asirlos, amarlos, y comprenderlos- los pasamos por el filtro del psicoanálisis y la heurística secular; en definitiva, lo mismo que vos haces con tus ex.

Comanche___Tonta_zdl5

Tonta, Felipe Barrientos, (México). Versión original de Grupo Mojado. En Argentina fue popularizado en 1994/1995 por Commanche.

El juego de palabras “con qué quieres que te quiera” habla de un deseo espejado, una proyección de afecto en el otro que termina hundiéndose en el lodo de la imposibilidad. El yo poético procura satisfacer el pedido de su interlocutora de quererla, pero por más que quiera no puede pues lo tiene todo el día trabajando. Pero también si no trabaja no puede sostenerse económicamente. Esta situación se hace insoportable, incluso llegando a la impotencia del insulto: “Tonta”. Y como no lo considera suficiente reafirma: “Retonta”. Otro indicio del hastío y de la preocupación laberíntica es la materialización de la paradoja: “Por las noches ya no duermo/ En el trabajo no trabajo, voy pensando”. Es decir, el sujeto que solo se siente sujeto en el mundo capitalista y en el Estado de Bienestar según pide su tonta amada, no puede serlo pues al final de todo no cumple con su mandato. En el final, cuando no, aparece la faz psicoanalítica, pues claramente remite a lo que Freud llamó Complejo de Edipo.  La madre no quiso que se casara y al final se lo reprocha. Un bizarro triángulo amoroso que no se resuelve y se reproduce eternamente casi como una mise en abyme.

 

Salta, King África.

King

Una pulsión que viene desde afuera y provoca un torbellino en el interior. Ese “no puedo parar” como un mandato divino, un destino a ser cumplido hasta las últimas consecuencias. La comunión del cuerpo con el Universo todo. El “salta” funciona como una descripción de alguien que no puede dejar de hacerlo. Pero también es un imperativo: “Vamos, salta” para que todos se encuentren en ese rito singular. Saltar sin limites de tiempo ni espacio. Saltar una y otra vez. La repetición de “salta” funciona como un mantra, a la vez que reafirma el compromiso de la iluminación del “ectasy total”. No es casual la utilización del inglés en “Ectasy”, pues ingresando otro idioma contribuye a esta idea de lo universal sumado a la samba, ese ritmo afrobrasilero. El Rey África sugiere volver a las raíces: un mundo unificado sin distinción de raza, credo, color. Nos une el saltar sin parar.

 

Mauro Quesada

 

BURRA