0

El Maestro / Antonio Ríos

Antonio_Rios-El_Maestro-Frontal

Highway 61 Revisited no tuvo contemplaciones por la etapa que vino a partir a la mitad de un tosco golpe de batería. Al segundo de iniciado el disco, con la descomunal “Like a Rolling Stone”, el mundo ya no era el mismo y la carrera del joven Dylan tampoco. El álbum al que homenajeamos en este número tiene mucho de esa gloriosa urgencia y, por supuesto, un catálogo de canciones que hacen de El Maestro uno de los discos insignes de la cumbia argentina.

Al igual que sucede con Zimmerman y su Highway 61, Ríos le debe gran parte de su inmortalidad a El Maestro y sus diez canciones. Más allá de la pasión, la sensualidad y la fuerza de su voz, a Antonio lo acompaña una banda impecable catalizada por una producción excelente: con cada escucha surge una textura diferente, nuevos matices de cuerdas y teclados que dan cuenta de una virtud con la que se nace: criterio.

Ese criterio artístico define y nutre cada uno de los tracks del disco, desde la genial “Arrepentida” que abre el LP con una distorsión stoner hasta la épica “Me Siento Morir” , en la que el cantante se luce con uno de los mejores registros  la escena tropical. El cuadro se completa con  una stratto que brilla como el sol de enero en cada punteo, riff y arreglo; con un bajo profundo que enmarca y acuna todas las canciones de manera magistral y con una percusión que aporta sus matices en el momento justo. Además, teclados, acordeones y caños se mezclan y embeben con maestría a lo largo de los diez temas.

Por su puesto que, al igual que sucedió con Bob Dylan y “Like a Rolling Stone”, una canción de este disco alcanzó la eternidad, se volvió sinónimo de un género que pasó a definir y se grabó en el inconsciente de millones. Hablamos, claro, de ese himno popular y hit perenne que es “Nunca me Faltes”.

“El Maestro” es el cenit de la cumbia de la vieja escuela en Argentina, fuente de que la bebieron y beberán las futuras generaciones de músicos que cultiven las variantes de este género en el país. Llegó para coronar un camino originado hace décadas atrás y para dejar una canción en todo baile a lo largo y a lo ancho de la patria. Celebrémoslo.

BURRA