0

El Pepo: “La cumbia está totalmente discriminada”

Antonio Gramsci, hombre de Acuario, fue condenado a prisión el 4 de junio de 1928, tras varios meses de arresto bajo el régimen fascista de Benito Mussolini. En sus días de tumbero, el célebre teórico y político italiano se dedicó a la escritura. Bolígrafo en mano, durante su estadía carcelaria terminó escribiendo “Cuadernos de la cárcel”, donde, entre otras cosas, planteó el concepto de hegemonía. O sea, el poder de las clases dominantes sobre el proletariado, expresado fundamentalmente desde la cultura. Sus protoconocimientos se imponen a las masas con ideas y principios que son convenientes para mantener el statu quo. En sintonía con esto, Gramsci dice: “Sin una nueva clase de intelectuales, la situación histórica se paraliza, no encuentra un cauce histórico revolucionario”. El mismo, propone el empoderamiento de nuevos intelectuales como contrapartida de los viejos que no dejan de reproducir los valores de las clases opresoras. Estos intelectuales no pueden tener miedo de ensuciarse las manos con la vida práctica, con su lucha. Por eso gustamos de ellos. Es así que, parafraseando al tano, todos los hombres son intelectuales: Un filósofo, un literato, el papi, un obrero. Y más, un Artista: Rubén Darío Castiñeiras.

Igual, cuando vimos al Pepo, no hablamos sobre la experiencia carcelaria, sus aproximaciones narcóticas o las segundas oportunidades que te ofrece la vida. Corre el #SegundoSemestre del 2016 y, pese a la explosión de lo Nac & Pop primero como vanguardia y, ahora, como resistencia, volvemos al principio. “La cumbia está totalmente discriminada”, denunció el hombre de Libra.

El Pepo

Bajo la mole, fragmentos de civilización

Su denuncia estructural toma cuerpo con la entrega de los premios Gardel: el “Mejor álbum artista masculino tropical” fue El Líder de Alcides que competía con Libre, la última joya de El Pepo y la Superbanda Gedienta, y con Corazón Contento de Badi.

“A mí me re dolió, me re dolió. No hay lógica, fue un acto de injusticia”, lamentó. “Si pierdo contra Damas Gratis, cierro el orto, pero perder contra Alcides fue un descanso”, APLAUSOS.

Al toque, nos aclaró que en su dolor no había nada personal. “Ganó Alcides con un disco de covers, el nuestro es un disco con todos temas propios y que fue un éxito, hace un año que lo estamos trabajando”, explicó. “Hubo un reconocimiento a la trayectoria de Alcides pero no a los discos que estaban en la terna”, agregó y propuso: “Que le hagan una distinción como a Carlitos Balá porque se está por morir, pero que no mezclen la trayectoria con los discos”.

Ensayando una teoría conspirativa (a la que formalmente adherimos) de los premios donde “son 800 periodistas los que deciden y ninguno es de cumbia”, Pepo observó:

“A Rocío (Quiroz) la pusieron a competir con Mónica Cruz y la hija de Leo Mattioli  cuando no tienen nada que ver”. “Si no ganaba ella, quedaba en evidencia el arreglo que quedó en evidencia con nosotros”, insistió.

Para la reforma moral e intelectual

No, la idea de nuevo orden mundial no terminaba ahí. Otro ítem de la teoría hizo foco en el chetaje. A saber: “Estos grupos que sacaron ahora salieron para decir que en la tele, en cualquier canal, hay cumbia”, analizó Pepo.

“No desmerezco el éxito. Son lo que son, pero me parece un acto todavía más discriminatorio para la cumbia”, apuntó y disparó: “El hecho de que en los Gardel no haya una terna para Los Totora lo mostró: los pusieron a competir con Jambao, Los Lirios de Santa Fe y con Grupo Sombras, nada que ver”.

Ni lerdo ni perezoso, propuso: “Que hagan una terna de cumbia pop y al carajo porque desmerecen el trabajo de muchos grupos que están hace mucho”. “Se desmerece, se les desconoce la historia y un montón de cosas, no da”, cerró.

El Pepo en vivo

Los intelectuales y la organización de la cultura

“Fui a una reunión al ministerio de Cultura para empezar a participar en actos. Me propusieron ir a tocar a las villas y les dije:

-¿Sabés qué? Ya estoy cansado de tocar en la villa, me manejo en la villa, no es ninguna novedad. Me interesa que la cumbia salga de ahí.

Me quieren encasillar, que no me vengan a caretear. A los actos gubernamentales van Miss Bolivia y Leo García. ¡Que lleven a alguien a tocar cumbia! Me chupa un huevo que cante cualquier artista, no me voy a sentir identificado. Que lleven a los que hacen cumbia… Son cosas que no me terminan de cerrar ni a mí ni a nadie del ambiente.

Fuimos a un acto del Frente para la Victoria en Río Gallegos. Tocaron los Decadentes un día antes, nosotros cerramos y llevamos muchísima más gente. Si se les da la oportunidad de ir a los actos y ver cumbia, la gente va como loca.

La cumbia cheta viene y te cobra un show doscientas lucas. A nosotros nos dan vueltas por quince. La gente que maneja la cultura no termina de cerrar esto. Son millones de personas los que mueve la cumbia. No me la careteen más”.

Florencia García Alegre

BURRA