0

Hacer el amor

Para saber cómo hacer el amor, o cuál es su secreto, habría que remitirse a Leo Mattioli: toda una eminencia en cuanto a la pasión y el sexo. Pero más de un santafesino te diría que lo que ocurre entre Roberto “Tito” Pennesi y su maravilloso acordeón es algo de lo más parecido a (con perdón de las damas) garchar. Cómo el líder de Los Lirios de Santa Fe hace delirar a todo el público con su Royal Standard; cómo al tocar “Duele”, “Paloma”, “A decirme qué”, y muchos más temas, la gente goza cual obeso en un Mc Donald’s de Avenida Callao.

el-hombre-del-acordeon

1984. Tito Pennesi tenía sólo 15 años cuando empezó a transitar el camino de Los Lirios de Santa Fe. Este trayecto que lleva más de tres décadas de recorrido surgió en la ciudad de Las Parejas, ubicada a aproximadamente 180 km de Santa Fe capital, transformando así al grupo en uno de los más emblemáticos de la movida tropical de nuestro país. Todo cumbiero de ley consume habitualmente cumbia liriera, y si no, debería. Como paquero a la lata.

Las voces de Los Lirios cambiaron con el paso de los años. Primero estuvo Panchito López (a quién muchos catalogan como la mejor de todas), luego Carlitos Libera, le siguió Pablo Guio, y finalmente German Sosa, quien actualmente ocupa el micrófono de Los Lirios. El que nunca abandonó el barco fue su capitán, el ya mencionado dos veces Roberto “Tito” Pennesi.

Imposible no imaginar a un Tito de 16 años, allá por 1985, llevando un cassette con el demo de lo que fuera la primera producción musical del grupo santafesino. Imposible no pensar en cuántas emociones habrán pasado por su cuerpo al escuchar sonar sus canciones por primera vez en la radio de su pueblo Las Parejas. Imposible no ponerse en el lugar de aquel trabajador de la cumbia y sentir un sueño realizado al ver la tapa del primer disco de Los Lirios, que salió en 1987 con el nombre de Ya no estás soledad. Juan Carlos “Banana” Mascheroni, voz y líder de Los del Fuego, fue de alguna manera el padrino de Tito y su banda en sus comienzos. Tal es así que los llevó a Buenos Aires a grabar su primer material, el cual fue grabado por el Portugués Da Silva, a quien se lo puede ver musicalizar el programa Encuentro en el Estudio de Lalo Mir.

Lirios jamás se calló, nunca tuvo vacaciones. En diferentes etapas, con más o menos difusión, con idas y vueltas, con cambios de integrantes, pero a su vez, con el estilo de siempre. Lirios, grupo que supo adaptarse a las épocas, a las circunstancias; pateando las calles para llevar los discos a las radios hasta llegar a la etapa de internet, donde Tito agradece que exista hoy en día la posibilidad de que la gente pueda escuchar el disco o aunque sea un tema de casualidad.

En 2015, Los Lirios de Santa Fe fueron nominados a mejor álbum tropical en los premios Gardel, junto a Jambao, Sombras y Los Totora. De más está decir que estos últimos se alzaron injustamente con la estatuilla. Más allá de cada apreciación personal, Tito defiende a Los Totora como grupo que entra perfectamente dentro del mundo tropical. Distingue a Sombras como estilo de cumbia norteña cuyo núcleo predominante radica en la guitarra y la batería; Jambao, que mezcla ritmos mexicanos y colombianos; y Los Totora, cumbia pop que según él, merece su reconocimiento dentro del planeta bailantero. Defiende los nuevos sonidos que se intentan introducir en la cumbia, aplaude la cantidad de escuchas que tienen en la actualidad. Cuánta humildad de un tipo que dedicó más de 30 años a la parranda santafesina.

Los Lirios de Santa Fe, Roberto Tito Pennesi, un romance que parece que nunca tendrá fin. Tito Pennesi, profeta de su tierra, amado por muchos y tal vez odiado por otros pocos, porque como él ha dicho varias veces: “no se le puede caer bien a todo el mundo”. Tito Pennesi y su acordeón, marido y mujer que llevan ya poco más de 33 años de matrimonio. Preciosidad, hermosura, maravilla, perfección, y muchos más adjetivos podrían caracterizar la relación entre este par de pájaros. Pero la mejor figuración sería que al juntarse músico e instrumento hacen el amor hasta volverse uno solo.

Ramiro Liébana

BURRA