0

La primera cruzada pop de la cumbia uruguaya

Recuerdo que una vez un compañero de séptimo grado me escribió en la carpeta una frase que decía “y arranca el coro y que dice bate que bate”. Tiempo después entendí de qué se trataba, aunque no en el momento. Todavía no había explotado lo suficiente la cumbia uruguaya de principios del 2000, pero el pibe se ve que era un fan de la primera hora. Re hipster.

Chocolate 2000

Chocolate Latino fue fundado por el productor Juan Carlos Cáceres en 1995, año en el cual editaron su primer disco llamado Cariñito. En 1998 salieron a la cancha con Fuego contra fuego. Y en el 2000, como no podía ser de otra manera, el conjunto alcanzó la cima de la mano de Chocolate 2000.

Mi compañero de colegio, entonces, cantó “Mayonesa” a modo de estreno para el salón. El pibe curtía mucho Boxer de Monte Grande en esa época, al parecer este tema la rompía en la matinée.

16 años después, vaya noticia, la canción mantiene aún su vigencia ya que recientemente fue utilizada en una publicidad telefónica de España.

Por lo pronto, no puedo dejar de mencionar la parodia del hitazo charrúa en Todo x 2$. Desopilante.

En 2001, la banda tuvo una fuerte crisis debido a la partida de cuatro de sus cinco integrantes, quienes huyeron para luego formar “Mayonesa”. Discusiones por dinero que atrae el éxito, classic. Juan Carlos Cáceres, dueño de la marca “Chocolate”, reemplazó a los cuatro músicos para no discontinuar la leyenda del grupo que ardía en las pistas de baile.

El nuevo quinteto se separó en el 2003. Volvieron en 2004 con músicos flamantes, y en 2009 se formó la cuarta generación de Chocolate con artistas más jóvenes.

Chocolate vive, y las últimas novedades del cambiante conjunto se pueden encontrar en su facebook.

Nietos_Del_Futuro-Uka_Shaka-Frontal

Nietos del Futuro, por su parte, comenzó sus actividades en 1993. Este grupo nació como un quinteto, pero en escena llegaban a ser más de quince integrantes entre percusión e instrumentos de viento. Cuarenta uruguayos.

Luego de editar en la década del ’90 discos como Intérpretes, Testimonios, Los rompecorazones, y Contra viento y marea, entre otros, la fama les llegó en el 2001 a caballito de Uka Shaka. Sí, a la par de la explosiva cumbia villera que florecía en nuestras pampas por los albores del prekirchnerismo.

Uka Shaka, pues claro, contenía el grandioso éxito denominado “Gelatina”. La propuesta gastronómica uruguaya extendida, tras el “Mayonesa” de Chocolate. Un menjunje de sabores rioplatenses.

El baile de “Gelatina”, para aquellos que no lo recuerdan, traía consigo un curioso movimiento de manos que hacía las veces del comestible producto quebradizo e insípido. Observen.

En la cima de su carrera, Nietos del Futuro llegó a compartir cartel en forma de feat con sus compatriotas de Chocolate en Viña del Mar 2002. Pinochetazo.

En efecto, la multitudinaria banda cesó sus actividades en el 2005, y algunos integrantes decidieron formar el grupo Sikarios. Dice Wikipedia: “Actualmente, Javier Pacheco (cantante) tiene su propia banda como solista y Coco Echagüe (polifacético) conduce durante el verano Pasión de Carnaval que transmite la señal de cable VTV y es el programa donde se muestran las actuaciones de los conjuntos en el Concurso de Agrupaciones Carnavaleras que organiza Daecpu. Además, fue protagonista de Porque te quiero así, por Canal 10 junto a Florencia Peña (1era temporada) y Catherine Fulop (2da temporada)”.

Revolucion fatal

Los Fatales, por último, es la banda más experimentada dentro de este circuito tropical charrúa, y todavía sigue en carrera bajo el nombre de El Fata y Los Fatales. Fabián “Fata” Delgado, su cantante y líder, estudió peluquería de chico y ejerció dicha profesión. Antes, a los 14, empezó a trabajar en una curtiembre. Fue parte del grupo de carnaval uruguayo “Los Carlitos” a los 18 años, al cual entró por casting. También supo ser cantante de Karibe con K, grupo fundamental de la movida cumbiera uruguaya que nunca llegó a tener repercusión dentro de este lado del charco. En fin, hizo miles de cosas.

Con Los Fatales, editó álbums como Masculino femenino, Capitanes de la alegría, Atracción fatal, y Exportando alegría. En 1999, con Revolución fatal, desembarcarían en nuestro país para acaparar las radios y los boliches de moda de ese entonces. Mi hermanito tenía ese cassette, pero ahora no sé donde está. Emoji de cara triste.

En aquella placa viene incluido el tema “Comadre, compadre”. Mi ricotero interior no puede evitar modificar el “Y va tomando Coca Cola” por “Va tomando cocaína”, perdón. Alto hit de asaltos y tragos de Mirinda.

No contentos con semejante suceso, Los Fatales publicaron La abuelita en 2001. En este LP, más precisamente en el tercer track, se esconde la clave del éxito: “Bicho bicho”. Acá les va un memo para hacer la mítica mímica del cocodrilo con la manito y los brazos.

Fata Delgado, además, tuvo la idea de crear “Fatales para niños”. Sí, espectáculos para chiquilines. Este año, inclusive, el incansable Fata saca su disco solista intitulado Otra calle. Allí se desmarca del sonido originario de su país natal e incursiona en el pop, con el fin de instalar su actividad artística en otros países del continente americano, y por qué no, europeo.

El Fata y Los Fatales se estarán presentando pronto en nuestro país (9 de septiembre, en Mala Vida de San Telmo), después de una gira por España y USA llevada a cabo durante la Copa América Centenario. Con respecto a aquellos días locos del primer auge de la cumbia uruguaya en nuestro país, Fata le dijo lo siguiente al sitio montevideo.com.uy: “La vida fue muy vertiginosa por esos días y si hoy miro para atrás, lo que hicimos era una locura. Tocábamos a cualquier hora. Respecto a los excesos, uno agarra lo que quiere y lo que no quiere no lo agarra. Hoy por hoy somos unas monjas al lado de lo que fuimos. Ahora tenemos otra edad, agarramos menos shows”.

Para cerrar, esta es su visión sobre el fenómeno actual de coterráneos suyos como Marama y Rombai en la Argentina: “El tipo de música es similar, porque es una cumbia pop, divertida. Con energía alegre, con canciones y textos para la gente joven porque son gente joven los que las escriben. Lo valoro mucho, me gusta Agustín de Marama: su impronta, su espontaneidad, su frescura, su carisma. Fer Vázquez de Rombai es muy bueno, también. Igualmente, creo que ellos están más identificados con lo que hace Agapornis. Yo pienso que la música de Los Fatales es una mezcla de plena, candombe y música brasilera, que es divertida por su ritmo y los estribillos pegadizos”.

Federico Durán 

BURRA