0

La reina del tex-mex

Aclaremos los tantos de entrada: Selena Quintanilla era gringa, no azteca. Dicho esto, Donald Trump intentaría intervenir este Patria Grande, pero no pasará. En efecto, Selena tiene ascendencia mexicana, y al ser considerada la reina del tex-mex, quizá por eso se produce el clásico error sobre su lugar de nacimiento. Casi como una disputa argentina-uruguaya por Gardel, el dulce de leche, y China Zorrilla. Fifty-fifty.

selena-1993

Selena Quintanilla Pérez era hija de padres mexicano-estadounidenses, la exacta mezcla que le da origen al tex-mex, el género musical que la llevó a inmensos niveles de popularidad. Nació en Lake Jackson, Texas, el 16 de abril de 1971.

Empezó su carrera de muy pequeña, como Andrea del Boca, pero sin subsidios ostentosos. Integraba una banda junto a su hermano en bajo, su hermana en batería, y su padre como creador de la criatura y manager: Selena y los Dinos. Se hizo de abajo, como Rolo de La Beriso, realizando sus primeras presentaciones en bares y fiestas de 15 o casamientos.

Primeros hitos en su carrera: en 1987, su álbum Alpha gana el premio a revelación del año y mejor vocalista femenina en los Tejano Music Awards. En 1989, EMI la contrata con el visto bueno del presidente del sello, José Behar. Tras ver a Selena en una actuación en vivo, según el propio magnate, sus ojos habían descubierto a la nueva Gloria Estefan.

Un año antes, en 1988, Selena conoció a su futuro prometido y guitarrista de la banda: Chris Pérez. Así, comenzaría una novela de amor digna de Televisa.

En 1990, Selena lanza Ven conmigo, su segundo álbum de estudio, ya con Chris Pérez formando parte del grupo y de su corazón. A la par del creciente éxito a nivel laboral, este amor naciente se mantenía a escondidas de los familiares de ambos.

selena-y-cris-juntos

Hasta aquí, todo más o menos normal en la vida de la joven Selena. Es más, por esa misma época, se había formado un club de fans presidido por una tal Yolanda Saldívar. Otra oportunidad para acrecentar aún más su fama en alza. Al poco tiempo, esa admiradora anónima se convertiría en amiga de Selena y persona de confianza de la unida y próspera familia Quintanilla.

En 1991, el cantante salvadoreño Álvaro Torres hizo un dúo con Selena, de la mano de la canción “Buenos amigos”. Dicho tema fue de la partida del flamante álbum de Torres, y posibilitó que Selena aumentara su índice en el famosómetro de Estados Unidos.

Paren las rotativas: capítulos decisivos en la novela de amor prohibido entre Selena Quintanilla y Chris Pérez. Al parecer, la hermanita de Selena descubrió a este par de pájaros en una posición muy acaramelada, y le contó todo a su padre. Tensión, escándalo.

Sucedió lo que tenía que suceder: Abraham Quintanilla, padre de Selena, se enteró personalmente de la pasión incontrolable entre su hija y el violero Chris, tras verlos besarse en el micro de gira. Imagen congelada, música incidental: hasta el próximo capítulo.

Después de discusiones, idas y venidas, platos rotos y cosa golda, Selena y Chris Pérez se casaron felizmente, y el duro Abraham Quintanilla no tuvo más que aceptar la relación.

entre-a-mi-mundo-selena

Un mes después, en ese agitado 1992, Selena publicó su tercer disco intitulado Entre a mi mundo.

Al año siguiente, 1993, participó en dos capítulos de la telenovela mexicana “Dos mujeres, un camino”. Vale recordar que el mencionado ciclo era protagonizado por Erik Estrada, aka Poncharelo, el que hacía la publicidad de las mágicas pastillas adelgazantes Reduce Fat-Fast.

selena-amor_prohibido_20_years_of_music-frontal

En 1994, Selena dio a luz a su cuarta placa, “Amor prohibido”. Este LP fue bisagra en la carrera de la cantante, ya que llevó a la masividad el estilo tex-mex: gracias a Selena, grandes y chicos hablaban por igual de este género musical.

El domingo 26 de febrero de 1995 fue un día histórico para Selena, ya que en esa fecha se presentó ante 67.000 personas en la ciudad de Houston. En ese mismo año, además, hizo un cameo en la película “Don Juan De Marco”, protagonizada por Marlon Brando y Johnny Depp.

A todo esto, ¿se acuerdan de Yolanda Saldívar, la presidenta del club de fans de Selena? Bueno, la familia Quintanilla la nombró directora de la cadena de  boutiques de la cantante. Poco después de esa decisión, a fines de 1994, las boutiques empezaron a tener problemas financieros y el número de empleados disminuyó. Dicho sea de paso, prohibido olvidar el contexto neoliberal que reinaba en la región latinoamericana de aquel entonces. Ah re Telesur.

Según el personal de las boutiques, Yoli Saldívar iba echando a los empleados de a uno porque no le caía bien la forma de ser de ellos, o simplemente porque no le agradaban sus rostros. Anoticiada de esto, Selena siguió confiando en Yolanda, pues ella era su mano derecha y amiga. Abraham Quintanilla, en cambio, advirtió a su hija sobre el comportamiento negativo de su fan número uno. Al no obtener reacción alguna de Selena, él mismo se encargó de iniciar una investigación de la conducta de Saldívar.

Cuestión que la persona de confianza devenida en sospechosa había malversado más de $60.000 en cheques falsificados, tanto del club de fans de Selena como de las boutiques. De este modo, en la mañana del 31 de marzo de 1995, Selena Quintanilla Pérez se reunió con Yolanda Saldívar en un hotel para aclarar la situación. Sospechando que la iba a despedir de la empresa, Yolanda sacó arma de su bolso y le disparó a Selena. Gritos, desesperación, ambulancia, fuga de la agresora, y posterior muerte de la ídola en un hospital. Impacto.

Con ello, el mito. La leyenda. Los millones de discos póstumos vendidos, la tapa en Revista People, la película basada en su vida con la actuación estelar de Jennifer López, los fans verdaderos que la recuerdan por siempre y con amor; en fin, la repercusión mundial.

María Morales, editora de la Revista People, manifestó lo siguiente con motivo del 20º aniversario de la muerte de Selena, en marzo de 2015: “Su vida y su música son un puente entre el mundo anglosajón y el mundo latino y por eso muchos latinos se identifican con ella. Tenía mucho carisma y con su carácter cercano y familiar se metía a la gente en el bolsillo”.

Morales, además, explicó que la muerte de Selena y su impacto mediático hizo que en 1996 saliera al mercado la versión en español de People. Para completar, según ella “Selena era la reina de la música texana. También incorporó en sus canciones otros estilos como la cumbia, la salsa, el disco o el pop. La música de Selena ha superado la prueba del tiempo. Cada vez que veo a Jennifer López, Selena Gómez o Demi Lobato no puedo evitar pensar que, en cierta manera, son las herederas de Selena”.

Antes de finalizar, vale destacar que Yolanda Saldívar fue condenada a perpetua tras el crímen, y que aún hoy cumple con la pena pese a las constantes apelaciones de sus abogados.

Y ahora sí, para cerrar, unas palabras sentidas de Chris Pérez, el viudo de Selena: “El último recuerdo que tengo es su rostro con esa enorme sonrisa que tenía. Por eso, cada vez que escucho uno de sus discos en la radio, puedo verla como si estuviera sonriendo de nuevo”.

Federico Durán 

BURRA