0

Muak – Melisia

Melisia, nuestra Lilith secular, irrumpe en la movida tropical con un disco lleno de besos, meneos y sensualidad vía WhatsApp. Nada que ver con esa burocracia del romanticismo filial que tan regia se gesta en una sesión tipo de psicoanálisis.

Muak

El disco arranca con “Hasta abajo”, la de “con ese paquetito tú me tienes alocada”. Incluye gemidos y cosas que te pasan cuando no están tus papis y podés tener sexo con la compu. La canción que nunca le van a dejar escuchar a Juan Carr.

Emus DJ, uno de los ídem más bailados en boliches de Frizzé y Cosecha Tardía, mete un feat en la industrial “Muevelo así”Eso es mío” es un gran tema pero te abusa del autotune nivel flashás que te están reguetoneando en sánscrito. “Yo no fui” es la mejor canción de Melisia; es cierto que coquetea con ese pop berreta escuela Chano melody maker, pero logra fantasía por contexto e interpretación. “Te mando un muak” es una de amor diferido: el espíritu de Gloria de “Marea de Venus” -la que discute lo inútil y encuentra la guerra- se hace presente.

En resumen: si bien no tenés una cumbiancha dulzona cortada con un acordeón letal (escuchá “Siempre a tu lado”), Melisia consigue un disco entretenido, bolichero, con canciones autoconclusivas, líquidas y aptas para cualquier manipulación estroboscópica. Muak, living in a material world, funciona como leitmotiv, batalla, y conquista.

Melisia

 

Sebastián Caraballo

 

BURRA