0

Parulo e Inimitable, La Base

En una tarde de invierno del 2003, semanas después de que Corte Suprema Néstor Kirchner asumiera la presidencia, una amiga darky me dijo: “Tomá, escuchate esto”. Era Hail to the Thief, de Radiohead.

Mi frecuencia es otra historia al costado de este mundo.

La seda

Si bien no reniego de mi procedencia alternativa con proyección hacia el rolinguismo de base, desde el futuro afirmo que me hubiese gustado jugar a “Elige tu propia aventura”. Que viniera la chica común que se sentaba en el fondo del curso, y me dijera exactamente lo mismo, pero con otras palabras: “Ey, gato. Pegate un alto viaje con esto”. ¿Un porro?, ojalá.

Estamos hablando de Parulo, el primer disco de La Base. Sí, corría la época que por cinco mangos te chupaban la pinga, y que Elena Cruz y Fernando Siro reivindicaban a Videla porque “Nazi para tí, aquí me tienes”.

Parulo

Cuenta la leyenda que Néstor Bordiola comenzó su carrera en Grupo Red, allá en plena crisis del 2001. Y que cuando se quiso acordar era un éxito absoluto, ya establecido como vocalista de La Base.

Parulo abre con “Sabrosón”. En efecto: Según la moraleja, el que no hace palmas se deja se deja. No se puede creer lo pegadizo y adictivo que es este tema, la cadencia lo es todo. Disclaimer: es acá cuando el escriba se saca el traje de crítico especializado que te mira desde arriba corte Pablo Sirvén, y entra en una posesión de journalist fan a lo Sandra Russo: Néstor Bordiola es el amigo de barrio que te da orgullo decir que es tu amigo, onda para ponerlo en el CV.

Y así van desfilando en una pasarela imaginaria, con Valeria Lynch, Oscar Mediavilla y Cristian U de jurado, canciones como “Bum bum”, “Culito pa’tras”, “Alcen las manos”, y “Lo’ borrachos”. Temática persistente que consiste en agitarla toda la noche, con faso y alcohol mediante.

“Yo corro” entra en plan reggae y pata de lana, combinando desparpajo fisura y deporte de alto riesgo a la vez. “Re loco”, por su parte, nos propone una intro con un ¿falso? Fernando De La Rúa que nos indica que Argentinos, ha llegado la hora de jalar y está bien. Recuerda el contexto, amigo mío: piquete y cacerola Néstor Kirchner nos dice que no va a dejar sus convicciones en la puerta de la Casa Rosada, luego del pase (sutileza) de banda de Duhalde. Dancing en el Titanic.

“Q’peteas”, por Émile Durkheim. “Alto Flash Villa Tour”, wawa infernal que te hipnotiza a un intendente de La Matanza. Épica narrativa que le daría de comer a la programación entera de A24. “Muchacha sola”, la veta melodramática de Néstor Bordiola. Acto seguido, caen unos bonus remixados de “Sabrosón” y “Culito pa’tras”.

 

There there

2004. Mi amiga dark que mencioné al principio me pasa lo nuevo de The Cure, mientras que la chica Stone repite primer año. Era obvio, pero lastima igual. La necesitaba allí, bardeando como una energúmena desde su banco trasero, y comunicándome sobre la salida de Inimitable.

Inimitable

La segunda placa de La Base encuentra a la banda en el pico de su pedo, como dice Dárgelos. Así se la baila, así se la goza. Para los cumbieros llega mi cumbia sabrosa. De este modo imbatible comienza una fiesta de poco menos de media hora.

El conjunto no abandona ese humor made in Videomatch, y repite la fórmula del De La Rúa fake. “Revolean pa’ los pibes”, “Que comiencen su meneo”, y “Bailando la paso”: cumbia base. Ritmo machacante, rayador al pie del cañón, jarana en marcha.

“Vals del cau”. Pintó cualquiera. Sucundum bum bum, tema ineludible del enganchado caravanero.

“Cumbia pa’ bailar”, mucha atención a la línea de bajo al principio del tema. La intromisión del teclado de Néstor enriquece aún más la rola.

“Sol negro”, alto trip villa tour. Figuras deformes que navegan por tu mente, cuerpecillos demoníacos que invaden tu psiquis, piecita en el Borda (Bordiola). Un toque de distinción.

“Para que te muevas”, más meneo al repertorio basero. “Vienes y te vas”, el hit eterno. La voz de Néstor se luce mucho más que antes, y ya nos damos cuenta que en breve se toma el buque del grupo para hacer la suya. No sé si soy feliz lejos de tí, o soy feliz estando contigo. Contala como quieras.

Inimitable tiene una segunda parte, la cual se trata de un concierto en vivo de La Base. Allí están los greatest hits del primero, Parulo. Registro eterno del conjunto en su mejor momento, tras el Luna Park del 2003. Es más, uno de los tracks es anunciado como “Entrega disco de oro”. El éxito.
En febrero del 2005, mientras estalla el escándalo Southern Winds, Bordiola deja la banda y forma Néstor En Bloque. A medida que el país va saliendo a flote, el mercado exige un cambio de paradigma: De La Rúa ya fue hace rato. Vienen tiempos de hashtags como #BailaTotaAl2020. Kontinuará.

La Base

 

Federico Durán

 

 

 

BURRA