0

Rúcula bailable: Macrización de la cumbia o arrepentimiento del niño bien

Tragos servidos en ananás, botellitas de Corona, palito de la selfie, autotune. Rugbiers con barbita púber y tatuajes tribales. Rubias que meten trompita y se la pasan tomando sol para lucir morenas. Esa gente tan cool que no tiene chispa para conquistar vino a quedarse con la alegría bajo la excusa de “cumbia pop”. Cambiamos, ergo no cumbiamos.

marama-rombai

 

El cheto arrepentido esta noche al baile ha venido.

Una noche larguísima. Cierto escandalete causó conmoción en el último Festival de Villa María cuando los muchachitos de Rombai se olvidaron de llevar las consolas de la NASA con las que hacen su música y cantaron con notas más pifiadas que las de Majul en La Nación. El círculo se completó días después, al recibir estos jóvenes una lección de profesionalismo y de vida por medio nuestro guía espiritual: Ariel.

Pucheta

 

Yo te propongo esta noche olvidarnos de todo.

Ahora se termina el verano y parece que se separa Rombai. Esa sí que no la viste venir, eh.

Si el pibe de Marama no se recuperaba de la quemadura en la trucha el horizonte de la cumbia para chetos se hubiera visto más vacío que el del rock cuando Jerry Lee se casó con la hija de 13 años de su bajista y Elvis se fue a hacer la colimba.

A todo esto, ¿pasaste tu adolescencia pegando Sangría y Clericó en Poupee y no sabés qué chaucha es un Marama o un Rombai? Acá te explicamos este chiste que llegó demasiado lejos.

(Mentira, si ya los conocés. Son tu placer culposo y el mío también, ¿para qué engañarnos? Pero vamos a hacernos los indignados un rato así los viejos corte Coco Sily no nos tratan de homosexuales).

Yo te vi votando a la derecha el año pasado, también te vi bardeando a Agapornis y a Los Totora en 2013, y te estoy viendo ahora bailando Los Bonnitos. Probablemente seguís malinterpretando el chiste de PoxyClub. En fin.

Marx y Engels dijeron que las ideas de la clase dominante son las ideas dominantes en cada época. O sea que se podría vislumbrar el momento histórico en que cada idea fue expresada si se tratan de descifrar los aspectos contextuales presentes en ella. Esto aplicaría también para las obras artísticas y sí, obvio que estamos hablamos de cumbia.

No es casualidad que frente a la crisis e inminente vuelta del peronismo al poder en los albores de este siglo, la cumbia haya dejado de lado las letras melosas para convertirse en poesía de desposeídos y tomar la posta de un ya descafeinado rock relatando la realidad más cruda del país.

Como tampoco es casualidad que la enchetización extrema de la movida tropical haya sido la lógica antesala a la llegada del Presidente Mau , quien cabe decir que en su momento también le supo extirpar suculentos tropidólares a la cumbia de pura cepa. ¿En qué te has transformado? ¿En qué te han transformado?

 

Todo comenzó bailando, aquella noche loca de los 1000 tequilas.

Justo cuando pensabas que la escena cumbierística charrúa había quedado desolada tras Chocolate 2000 y Los Fatales, casualmente en tiempos de riesgo país mencionados más arriba y con el viento de cola de la cumbia villera.

Como cada default viene con las bandas uruguayas que se merece, años después nos dejamos cooptar por Marama, Rombai y #TocoParaVos (sic). Rugbiers uruguayos que son consumidos por otros rugbiers uruguayos, como aquella vez en la Cordillera de los Andes.

A ellos se les suman argentos como Los Bonnitos y, por si faltara algo, directo de Asunción llega… SOMAI.  Los Rombai paraguayos. Qué mundo más maravilloso, la concha de Nisman.

En todos estos casos se repite la fórmula de pibes facheros/cancheros que para demostrar que pueden ofrecer algo más fueron a clases de guitarra unos meses… o el tiempo que les haya tomado enterarse del autotune. Pero hermanito, la onda que tienen no se puede creer. Me gusta más que coger, más que ir a la cancha, más que juntarme con mis amigos.

Tinelli

Los abanderados de la cumbia rúcula son -por escándalo- los Marama o Márama o Maramá o Guaraná, liderados por Agustín Casanova, un simpático petiso con aparatos y con una fuerte predilección por términos como “loquita”, “vasitos”, “mamita”, “boquita”, “bailecito”, “vestidito”, “shortcito”, “cortito”, “calorcito”, “linda”, “lindo”, “casi ilegal” y, por supuesto, “nena”.

Petiso. Aparatos. Diminutivos. Perversión. Ah pero cierto que creepy es sólo Pocho La Pantera cuando se clava una tanga ¿no? Por favor.

La influencia de Marama en la juventud no cesa aquí, sino que además son una suerte de padrinos artísticos de su propio paco: Rombai. Estos tienen como caras visibles a una parejita de chico-chica cuyo exacerbado grado de conchetismo les descuenta un 40% de uruguayitud. Una cuestión interesante es la impronta de sus videos, en los que se perciben mutuas insinuaciones de cachondez al estilo Pimpinela, pero éste es un “will they / won’t they” que funciona menos que el de Duggan y Mengolini.

Ellos son Fernando “Mi papá tiene lanchas” Vázquez y Camila “ROMBAI, DE FIESTA” Rajchman. Disfrútenlos porque no les queda mucha vida. Esto para tí fue un juego, me pegaste fuerte y todavía me duele.

Ah, y Los Bonnitos, me olvidaba. Para sorpresa de todos los burrievers… SÍ… son rugbiers de San Isidro.

Conclusión: La historia dirá que Macri liberó el cepo y Cristina liberó al Pepo, mirá qué distintos somos. Ah.

Así como durante la Década Empatada Ganada la señora copetuda de Recoleta tuvo que empezar a pagarle aportes a la empleada, ahora tenemos que dejar que los nenes de facultad privada nos expropien la cumbia al son de la pesada herencia kuka.

Pero a no renegar de esta nueva generación. Prestale el juguete a los pibes un rato, loco, estás zarpado en Quico. Aparte ahora llega el otoño y estos hitazos veraniegos emigrarán a lugares más cálidos, como la cama de tu vieja. -But what about us? –We’ll always have Paris.

Pablo Sebastián Rojas

BURRA