0

Somos nosotros, los buenos – Damas Gratis

En 1985 Bob Dylan declaró que era hater de “Heart of gold”. Odiaba esa canción  porque cada vez que sonaba en la radio se escuchaba a él, así sonaba él, “Él soy yo”. A pesar de esta fantasía megalómana, la realidad era fatal e indicaba que Neil Young se cansaba de llenar luna parks. They’ve stolen all my magic, and took my melody. Fija que el canadiense flashó un “me tienen envidia” como si fuese una culisuelta.

Un efecto similar a la susceptibilidad chota del Nobel de literatura se produce cuando escuchás lo nuevo de Damas Gratis. La diferencia radica en que esta sensación es inclusiva y despreocupada, no es solista. Él no es yo, Somos nosotros, los buenos. Pablito Lescano no construye un universo pero lo impulsa, valiéndose de una alquimia orillera que involucra a todas sus creaciones indíciales e influencias trópicas, transformándolas en interpretaciones originales de clásicos inventados para un pueblo cumbiero que se encuentra desclasado entre la confusión del reguetón, la necroveneración heredada, la propuesta pasatista de la cumbia pop y la gedencia profética de un nuevo 2001. Necesitábamos este disco.

Somos nosotros, los buenos. Damas Gratis.

somos-nosotros-los-buenos

Loro volvé a tu jaula

Un ejercicio de reivindicación cumbiera ortodoxa que funciona como leitmotiv, batalla y conquista. Incluye bardeo a Los Totora que son amigo de los jugadore y al grupo de karaoke Agapornis.

“¿Qué voy a hacer si siguen escuchando giladas?”, una pregunta similar se hizo Toti de Jóvenes Pordioseros en Alta gata”: “Qué es lo que tengo que hacer… Rock”.

Terrenal

Arranca con un solo de keytar que separa montañas, es como si “Lucky” de Radiohead comenzara por su clímax. El acordeón nos baja a tierra y llora porque “soy un pelotudo más que te vive rogando” y te mando waps mientras miro la repe de Desayuno Americano en una madrugada sórdida.

La versión original es de Julión Alvarez. Quizás.

Que cara de idiota que tiene tu novio

Un hit instantáneo con coros de playa californiana, reminiscencias obvias a los Beach Boys y a la picaresca villera old school.

Se destaca la mención a Ricardo Iorio.

Somos nosotros la hinchada

Murga, fútbol, arenga, trompetas, faso, compromiso, trapos, descanso, familia y sin tener que llamar al Tirri o a Los Auténticos Decadentes.

Un cachetazo pa que hables

Destierro villero para un buchón.

“Y ahora no podés vivir ni en el tanque con las palomas”.

Márchate

Beats marciales para narrar una desilusión amorosa: “Ya me enteré que te regalaste por un papel”.

Por tu culpa me hice ladrón

Una prisión en forma corazón: una idea muy Kurt Cobain pero el que se suicida es un cagón, palabra de D10S.

Soy un perro fiel

“Me levanto a la mañana fumo uno y me acuerdo de vos”.

Me dejas así

Y la noche oscurece todo hasta tus pies.

Acertadísimo:

analisis

El patrón   

Apropiado uso del adjetivo “gato”. Es canon.

Sebastián Caraballo

BURRA