0

Under villero

El arrebato que Guachín le pegó a la movida tropical en 1998 fue tan incisivo y contundente que no hubo resistencia: la pureza sinfónica del conurbano profundo se instaló para siempre en la música popular. De la mano de Flor de Piedra, Yerba brava, Damas Gratis y Pala Ancha, la cumbia villera se le paró de manos a todos los géneros y volteó muñecos a lo loco.

Los que se subieron a este renovado bondi cumbiero no decepcionaron. La Base, Altos Cumbieros, Repiola y Supermerk2, por citar a algunos de los grupos más cojudos, también se calzaron unas buenas llantas, pantalones cortos (o los largos con las botamangas adentro de las medias), altas casacas y viseras bien piolas, para armonizar nuestras vidas con inmortales punteos de teclados y composiciones dotadas de plena humanidad.

Las palmas de todos los negros arriba y el apogeo sonoro de güiros fueron tan taxativos que el surgimiento de nuevas bandas fue inevitable. “¿Quién me acompaña?”, se preguntaba Eh, Guacho!, a través de Gastón y Ariel, sus enérgicos médiums chamánicos.  Y acá están los que acompañaban; los que, desde bien abajo, le hicieron la segunda y aportaron lo suyo para el engrandecimiento de la gloriosa y autóctona música del Conurbano.

La Tuka

La Tuka

El grupo liderado por Beto apareció en pleno 2003 con La negra Mariela bajo el brazo. Perteneciente a ese subgénero denominado ‘Cumbia base’, se metió en la movida tropical con un himno antipolicía al estilo de “Rejunte” de Jalá Jalá: “La Gorra Voladora”. Sin desperdicio.

Maximo Consumo

Máximo Consumo

Corría el año 2005 y en el noroeste del Conurbano la cosa se puso más piola que nunca.

“Yo tomo, yo fumo. Máximo Consumo”, rezaba el slogan de la banda del canguro. ¿Apología? ¿Declaración de principios? A esta altura, ya no importa tanto. Si tuviste la dicha amalgamada de verlos en vivo y en directo en alguna bailanta, no vas a olvidarte en tu vida de cómo el macropodinae repartía vinos en cartón desde el escenario. ¿Vos también querías ser como el canguro?

Corre_Guachin-Que_Te_Alcanza_El_Wa_Wa-

Corré Guachín

Ezequiel, ex cantante de El Indio (dale, hacé memoria: hasta estuvo con Tinelli en la tele) sacó Que te alcanza el wa wa en el 2004. Sí: ese grupo que sonaba muy parecido a Supermerk2 y pintaba como sparring de Chanchín. Sí, papá, ese que traía cumbia para bailar toda la noche sin parar. Sí, sí: es el mismo que refundó la mitología de Papá Noel y del Payaso Plin Plin. El mismo que te suplicó: “Dejate llevar”.

El crack

El Crack

Interpretaron algunos de los grandes éxitos de Karicia en formato cumbia base. La rompieron. Glorificaron temones, como “Tomaré para olvidar” y “La chica rap”.

El clímax llegó de la mano de “El ritual de la banana”. No, no es el tema de Los Pericos. Este fue un éxito real, nuestro, alcanzable, tangible y bien del bajo.

“Llegó el viernes” también fue himno de las esquinas.

sopla la bolsa

Soplá La Bolsa

Dopaje musical y delirio místico. Año 2004. Ojos cerrados, manos arriba, cabeza hacia atrás y a agitar. Con el temazo “Calor, ¡qué calor!”, los pibitos siguen escabiando del cartón.

Héroes del under villero. Porque ésta es la cumbia re poderosa y, si te cabe, Soplá La Bolsa.

Cumbianchala - Cosechala Y Juntala En Pala - Front

Cumbianchala

“La cumbia es mexicana y se hace con acordeón. La palmas arriba, si no sos polizón”, tiró Rodrigo allá por el 2005, como para marcar postura de entrada.

“Cosechala y juntala en pala”, te sugería el pibito mientras, solito, se plantaba a todos los cánones y desafiaba al Capo de la Villa con letras y declaraciones picantes. Tuvo su momento y lo aprovechó como se debe: clavó un par de temazos y logró que su brillante “Mira cómo mueve” siga sonando hoy en día en distintas canchas de toda la República.

La Base Norteña

La Base Norteña

Sin perder de vista el estilo norteño, Walter y compañía le metieron polenta a las guitarras, y con sus particulares timbres de voz, y sus teclados viciosos, interpretaron éxitos de todos los tiempos en Cumbia con base, papá.

También metieron bombas propias que se bailaron en más de una joda con un tinto en mano.

Baila Baila

Baila Baila

Los primeros pasos de Santiago Ismael Torres en la movida. En este grupo ganó protagonismo antes de entonar el meloso “te vi, te vi y cómo me gustaste”. Estamos hablando de Lechuga, claro. Baila Baila fue su trampolín a la masividad y “Coloradita”  fue tu trampolín para encarar en los bailes.

Héctor Lescano 

 

BURRA